Si tuviera que definir la sociedad en la que vivimos con una sola palabra, sería…

HIPOCRESÍA

Los mismos que prohíben el aborto a los pobres, pagan con su dinero para eliminar ese “inconveniente” que arruinará la vida de sus hijas. Los que luchan por evitar que los homosexuales tengan los mismos derechos mientras se encuentran a escondidas con sus amantes del mismo sexo. La Iglesia que predica el perdón y la ayuda a los más necesitados, pero descansa bajo techos de oro y piedras preciosas mientras acalla los escándalos de sus sacerdotes pederastas. Los políticos que presumen de transparencia y honestidad para conseguir votos, robando después el dinero de los contribuyentes solo para saciar su ansia de poder y riqueza, mientras sus votantes pierden su casa, su trabajo y sus vidas. Gobiernos en contra de guerras que ellos mismos alimentan de odio y armas. “Ciudadanos modelo” que no toleran al que, estando en el paro, realizó algún trabajo “en negro”, pero tienen inmigrantes sin papeles cubriendo puestos de trabajo sin contrato en sus empresas…

hipocresíaVivimos en un mundo que únicamente fomenta el consumo y la dependencia. Cada día nos bombardean con ordenes y creencias insanas, disfrazadas de información, tratando de inculcarnos cómo debe ser nuestro cuerpo, nuestra casa, nuestro coche, nuestra familia y nuestra vida. Todo con un sólo fin: que esa pequeña élite que nos domina siga engordando su ego y sus bolsillos.

Ghandi nos enseñó que no se podía luchar contra la violencia utilizando la misma violencia. Bajo mi punto de vista, esta es la clave para luchar contra esta sociedad; esa es la verdadera definición de “Ser Anti-sistema”.

No hagas mal a nadie, ve siempre con la verdad por delante, respeta a tus semejantes y el entorno que te rodea y SE TU MISMO, pues eso es todo lo contrario a lo que intentan inculcarte para someterte y controlarte Se COHERENTE contigo mismo/a y con el universo que te rodea.

Si luchamos contra el sistema con las mismas armas que el sistema emplea, sólo conseguiremos volvernos como el propio sistema, formando parte de los “durmientes” que alimentan cada día a la élite dominante.

 

Busco mi propia verdad. Me convierto en mi propio Maestro. ☮

Soy Anti-sistema
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *